Africa: el continente de las mil y una sensaciones

InicioBlog sobre turismo responsableÁfricaAfrica: el continente de las mil y una sensaciones

Desde niña siempre había soñado con viajar por África, pero hasta el momento, me conformaba con los documentales de televisión o leyendo estudios antropológicos sobre costumbres tribales. No obstante, este verano viajé por primera vez al continente de mis sueños.

Los días previos al viaje, cuando te invade ese nerviosismo mezclado con ilusión, me prometí a mí misma vivir cada segundo con intensidad, como una experiencia que muy probablemente sería irrepetible, y observándolo todo con esa ilusión infantil de sorprenderme y escudriñar cualquier cosa que llamase mi atención.

No fue hasta que puse un pie en Gambia que me di cuenta de que en África hay que ir sin prisas. El continente tiene su propio RITMO, el del fuir de las cosas, el de la naturaleza, el del latir del corazón, pura percusión ancestral que nos remonta al origen de ese TODO del que formamos parte.

Recuerdo mi mente diciendo, “OLVÍDATE del individualismo occidental y de los tours medidos al segundo, aquí no tiene sentido”. El tiempo parece sostenido en una larga cuerda que flota en el aire, y los guías que te acompañan son expertos funambulistas que saltan sobre ella, flexibilizando el aquí y ahora. Así que… ¡déjate FLUIR!

El paisaje es espectacular y la luz del atardecer te transporta a un PARAÍSO donde ángeles anónimos se cruzarán contigo para preguntarte si “estás en paz”… KASSUMAY! PAZ es lo que vas a encontrar entre manglares y baobabs. Pájaros volando en libertad, lagartos de colores sorprendentes y estrellas, miles de ESTRELLAS.

Así que, mi CONSEJO es: Observa, respeta, juega, relájate, ríe, comparte, baila, ama, brilla… VIVE! Y sólo así, sentirás que realmente le has sacado el jugo dulzón con sabor a mango al lugar.

Para mí hacer este viaje ha sido una experiencia inolvidable. Volví con el corazón lleno a rebosar y te aseguro que volverás con la sensación de haber recibido mucho más de lo que jamás podrías haber dado ni en un millar de años.

Recuerda que en África, el tiempo es ETERNO.

Escrito por Raquel Adán Rubio, quién viajó a Gambia y Senegal con nosotros en agosto 2018 realizando el itinerario Tierra de Baobabs

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar