Turismo y desarrollo

HomeAcerca de Aethnic, asociación de turismo sostenibleTurismo y desarrollo

El turismo sostenible es una forma de hacer turismo que sigue los principios de sostenibilidad, los cuales compatibilizan el desarrollo de la actividad turística con el respeto y la preservación de los recursos naturales, culturales y sociales.

Favorece la reducción de las tensiones entre la industria turística, los visitantes, las comunidades nativas y el medio ambiente.

El concepto de sostenibilidad (o también llamado sustentabilidad) apareció por primera vez en 1991 definida como “una característica de un proceso o estado, que puede mantenerse indefinidamente”. La definición más aceptada del concepto de desarrollo sostenible es la que propone el informe llamado Nuestro Futuro Común (Our Common Future, también conocido como Informe Brundtland), de la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas:

“El desarrollo sostenible es el desarrollo que satisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

La definición del Informe Brundtland contiene dos factores elementales: las necesidades humanas y las limitaciones del ecosistema global. El concepto de desarrollo sostenible no contiene directrices sobre la relación deseable entre las acciones de la sociedad humana y el estado del mundo natural; más bien se trata de un concepto flexible que puede adaptarse a diferentes actitudes éticas y estrategias de gestión. En la segunda Estrategia Mundial para la Conservación (1991), Cuidemos la Tierra, el término desarrollo sostenible es usado con el siguiente significado: “mejorar la calidad de vida de los seres humanos haciendo que vivan dentro de la capacidad de carga de los ecosistemas, que son el fundamento de la vida”. La necesidad de un desarrollo sostenible se inscribe en las prioridades mundiales expresadas en las recomendaciones del informe Agenda 21, adoptada por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y desarrollo, también llamada Cumbre para la Tierra, que tuvo lugar en Río de Janeiro en 1992.

Se suelen distinguir tres dimensiones centrales del desarrollo sostenible:

  1. La sostenibilidad ambiental, que debe garantizar que el desarrollo sea compatible con el mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales y la diversidad biológica y de los recursos.
  2. La sostenibilidad económica, que debe garantizar que el desarrollo sea económicamente eficiente, que beneficie a todos los agentes del destino o región turística y que los recursos sean gestionados localmente.
  3. La sostenibilidad social, que debe garantizar la participación de todos los actores implicados en la toma de decisiones.

Tomando como referencia la definición de desarrollo sostenible del Informe Brundtland, la OMT define el turismo sostenible de la siguiente forma:

“El turismo que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”.

Esta definición teórica de una estrategia de desarrollo turístico persigue el equilibrio entre los impactos económicos, socioculturales y ambientales de la actividad turística.