Más allá del objetivo…

InicioBlog sobre turismo responsableNoticias aethnicMás allá del objetivo...

Guiados por las reflexiones de Susan Sontag “Sobre la fotografía”(1977), donde se identifica el auge de la imagen en las sociedades postcapitalistas como tendencia creciente hacia un vouyerismo con el mundo. Desde aethnic nos hemos propuesto algunas reflexiones para esclarecer qué impactos tiene la fotografía turística en plena era del selfie.

El auge de la fotografía digital, los teléfonos móviles y las cámaras, permanentemente pegados a nuestras manos, significa un cambio radical en las capacidades técnicas para documentar el mundo. La práctica fotográfica, y sobretodo en el turismo, se ha convertido en un registro de momentos, en una especie de obsesión por acumular momentos y compartirlos a través de las redes sociales. Esta práctica nos despierta la pregunta de si ¿estamos realmente prestando atención al sitio que estamos visitando? ¿O todo el mundo está llenando sus álbumes, para acumular experiencias y tener pruebas de sus aventuras?. La imagen de la realidad ha superado a la misma experiencia del momento. Parece que esta obsesión fotográfica ha destruido la misma experiencia de ver y experimentar el viaje.

Mujer Mursi

Mujer Mursi siendo fotografiada por una turista.

Fue Urry “Con la mirada del turista” (1990) quién centró el valor de la imagen turística como elemento básico de la experiencia turística, según el cual los turistas actúan a la vez como «consumidores» de imágenes que han creado otros y como «productores» de imágenes que serán consumidas por los futuros turistas. Urry pone en el centro de la teoría al turista, como consumidor y creador de la imagen de un destino. A este nuevo paradigma de la creación de la imagen de los destinos, hay que añadirle la tendencia, antes citada, de la obsesión por acumular momentos en formato de fotografías lo que nos convierte en una sociedad hiperconsumista de imágenes, guiada por unos valores hedonistas. El viaje se ha convertido en una estrategia de acumulación de fotografías, más que en una experiencia vital donde intercambiamos conocimientos y visiones del mundo.

Otro aspecto importante, es la relación que se establece entre el turista y el local, y como viene condicionada por la cámara fotográfica. El turista va a la caza de imágenes, como si de presas se tratara. Un ejemplo claro de los impactos que ello puede tener, los podríamos ver en el caso de la tribu etíope de los Mursi. Los Mursi son una tribu reconocida e inmortalizada por la práctica de las mujeres de colocarse platos o anillos en los labios. Antiguamente esta era una práctica cultural entendida como una “tradición”, que actualmente representa un atractivo turístico y eso posibilita que se mantenga viva. Para finalizar el post os invitamos a ver el documental de “Framing the other”, una pieza que nos narra la historia de una mujer Mursi y los dilemas que suscita en el sí de la tribu los impactos del turismo.

¡Hagamos del turismo una práctica más responsable y justa para todas las comunidades y personas!